martes, enero 31, 2006

NOMINACIONES OSCARS 2006: La Academia se moja

Lo primero que hay que decir: enhorabuena a nuestro mejor compositor, Alberto Iglesias, por esa fantástica nominación a Mejor BSO por la música de El Jardinero Fiel. No tenemos a Obaba (era de esperar, aunque tiene narices que hayan nominado a esa cursilería francesa insufrible que responde al nombre de Feliz Navidad) pero tenemos a Alberto compitiendo con el maestro John Williams – por duplicado: Memorias de una Geisha y Munich - Gustavo Santaolalla por Brokeback Mountain y Darío Marianelli por Pride and Prejudice ¡Toma ya pica en USA!

A falta de una mejor definición, podría decirse que en un año de claro retroceso en cuanto a la recaudación en las taquillas de todo el mundo, la Academia de Hollywood se muestra de lo más valiente apostando por una serie de películas polémicas, arriesgadas, comprometidas con la realidad que les rodean y dejan de lado aparatosas propuestas de simple entretenimiento o fórmulas que hace tan solo unos pocos años hubieran podido parecer seguras de cara a obtener las doradas estatuillas. Así, películas como Cinderella Man (3 nominaciones: Actor de Reparto, Montaje, Maquillaje), Memorias de una Geisha (5: Dirección Artística, Vestuario, Fotografía, BSO y Sonido) Pride or Prejudice (4: sorprendente Mejor Actriz, Dirección Artística, Vestuario y BSO) o King Kong (4: Efectos Visuales, Sonido, Montaje de sonido, Dirección Artística) son apartadas sin contemplaciones de los premios más importantes dejando las categorías tradicionalmente más relevantes en manos de películas que si de algo no puede acusárseles es de ser precisamente complacientes con los gustos generales del público, sino más bien todo lo contrario. Filmes como Brokeback Mountain (8 nominaciones) Munich (5) Buenas Noches y Buena Suerte (6) Crash (6) e incluso Capote (5) – hasta en eso la Academia se muestra arriesgada: ha preferido apostar por una película que ilustra un fragmento de la vida de un personaje tan complejo e incómodo como Capote antes que por el biopic algo más tradicional de Johnny Cash Walk The Line, que no obstante también sale bien parado con sus cinco nominaciones, dos de ellas a Mejor Actor y Mejor Actriz – son todas ellas obras que más allá de sus cualidades artísticas o su capacidad de emocionar al espectador, tratan temáticas que invitan al debate y a la reflexión, son obras de esas que obligan a uno a mirarse por dentro y a posicionarse en asuntos complejos, delicados e incluso polémicos. La Academia apuesta por un cine que no se anda con medias tintas y por unos directores – debe ser la primera vez en bastante tiempo que las cinco cintas nominadas a mejor película tienen su correspondencia con las cinco candidaturas a la mejor dirección y además todas ellas están nominadas al guión, ya sea éste original o adaptado, lo que es un detalle de lo más interesante – que enfrentan a dos directores de probada personalidad y solvencia a lo largo de sus respectivas carreras (Spielberg y Lee) con tres recién llegados (Clooney, Miller y Haggis) que en apenas su primera o su segunda película como directores han demostrado que si uno lleva a buen puerto los proyectos en los que creen firmemente y en los que merece la pena involucrarse de un modo personal, pueden encontrar una recompensa mayor de la que esperaban.

¿Es esto una revolución en la forma de entender el cine en Hollywood? Miremos el resto de las nominaciones con un poco de detenimiento: más allá de las películas nominadas en las categorías más importantes encontramos obras como Syriana – jo, éste es el año de la consagración de Clooney a varios niveles: tres nominaciones de una tacada, incluyendo dirección, guión original y actor de reparto – El Jardinero Fiel (4 nominaciones), Una Historia de Violencia (2, una para el guión adaptado y otra, excesiva según mi parecer aunque hay gente a la que le gustó mucho, para el actor de reparto William Hurt) y La Pesadilla de Darwin (nominada a Mejor Documental) que no son precisamente títulos sencillos y amables con el espectador, por decirlo suavemente, sino películas que sacuden conciencias a modo. De acuerdo, se puede argumentar que Las Crónicas de Narnia o La Guerra de los Mundos también están nominadas, pero sus candidaturas, todas en apartados técnicos, son las habituales de todos los años. A mí si me parece que hay una cierta revolución en las nominaciones de este año: la Academia ha estado de lo más valiente. Y creo que sigue la línea establecida el año pasado cuando el aluvión de premios a Million Dollar Baby por encima de otro tipo de propuestas mucho más aparatosas representó para muchos el signo de una reconciliación necesaria entre la Academia y los que habitualmente somos descreídos con eso de que se supone que premia lo mejor del año, más allá de los siempre omnipresentes intereses comerciales.

Notas Breves:

Me toca las narices que la Academia siga ninguneando a Woody Allen ¿no merecía Match Point, su mejor película en años, algo más que una mísera nominación al Guión original?

Anda que no va a dar juego eso de tener nominada a Munich a la Mejor Película y Paradise Now a la Mejor Película de Habla No Inglesa. Desde luego, si gana cualquiera de las dos (especialmente Paradise Now) habrá que desterrar de una vez por todas lo del mito del lobby judío que supuestamente domina Hollywood

Decididamente, la Academia odia a George Lucas. A mi no me gustó La Venganza de los Sith, pero que no nominen al Episodio III a los Mejores Efectos Visuales y que solo tenga una nominación ¡al mejor maquillaje! es un poco de cachondeo ¿no?

Me sorprende la ausencia en las nominaciones a mejor dirección Artística de Charlie y la Fábrica de Chocolate, que solo está nominada a Mejor Vestuario.

Otra peli de la que se espera mucho este año, The New World de Terence Malick, se tiene que conformar con una nominación a la Mejor Fotografía, categoría donde por cierto también está nominada Batman Begins

Difícil de narices la categoría de Mejor Película de Animación este año: Howl’s Moving Castle, Wallace y Gromit y La Novia Cadáver… ¿mi voto? Pues sería para Miyazaki. Otra vez. El Castillo Andante es otra maravilla.

Los tapados de todos los años: Terrence Howard, que según dicen está estupendo en su breve papel en Crash, se mete en la categoría de Mejor Actor por Hustle and Flow. Y la sorprendente nominación de Keira Knightley por Pride and Prejudice. Esa si que no se la esperaba nadie. Las dos perjudicadas parecen ser Gwyneth Paltrow por Proof y mi adorada Laura Linney por The Squid and the Whale...

Me gusta mucho la nominación de Rachel Weisz a Mejor Actriz de Reparto por El Jardinero Fiel. Su historia de amor con Ralph Fiennes en la película era de lo más hermosa…

¿Por qué solo hay tres candidatas a la Mejor Canción original? ¿Y como es posible que la esplendida ganadora del Globo de Oro, A Love That Will Never Grow Old de Brokeback Mountain no está entre ellas?

Por cierto: Me vuelvo a apuntar la misma medallita del año pasado. En mis crónicas de la Seminci ya avisé de que una maravilla llamada The Mysterious Geographic Explorations of Jasper Morello tenía muchas opciones de llevarse el Oscar al Mejor Corto de Animación. De momento ahí está nominada. El año pasado hice el mismo vaticinio con Ryan y Ryan ganó ese Oscar. tomen ustedes nota, por si acaso

Seguiremos dándole vueltas a las nominadas según se vayan estrenando en España. Esto no ha hecho sino empezar. Pero de una forma espléndida ¿no os parece?

2 comentarios:

Bambo dijo...

Este fin de semana pasado vi "Macht point" y no puedo entender cómo han ninguneado esta película... Me gustó mucho: no hay desmesura, no hay personajes caricaturizados... no es necesario. Para hacernos llegar la importancia que tiene el azar en la vida de todos nosotros no se necesitan grandes cosas: algunos parece que lo olvidan cuando dirigen una película; otros, por contra, lo tienen bastante claro. Allen es un buen ejemplo.

Por cierto, la actuación de Felicity Huffman en "Transamérica" es más que destacable. No he visto las pelis de las otras seleccionadas, pero esta mujer resuelve su papel de una manera más que memorable.

Saludos

David Garrido Bazán dijo...

Si, Bambo, la verdad es que no le han hecho mucha justicia. Pero ya se sabe que las relaciones de Woody Allen con la Academia siempre han sido tirantes. Solo en la edición del 2002 y debido a algo tan importante para el neoyorquino como presentar un vídeo homenaje al cine que se hizo a su ciudad tras el 11-S consintió el cineasta por una vez en romper su rutina y acudir a Hollywood, algo que, como ya demostró sobradamente en Annie Hall (curiosamente la película más premiada por los Oscars de toda su filmografía) detesta profundamente.

Match Point me parece una excelente película y ha hecho que los que siempre hemos sido grandes fans de Allen y andábamos un tanto moscas con la calidad de sus trabajos en este siglo - divertidos pero muy por debajo de sus posibilidades, aunque ya se intuían ciertos síntomas de recuperación en Melinda y Melinda - nos reconciliáramos con su cine y comprobáramos aliviados que aun le queda mucho por ofrecer. La única pega que se le puede poner a una pieza de relojería como Match Point es que si has visto Delitos y Faltas no puedes evitar que te pase por la mente el pensamiento de que algunas de las cosas que Allen trata en la película le salieron mejor hace ya veinte años, lo que da cierta sensación de 'tirar de repertorio'
Pero también tengo claro que Match Point si supone alguna que otra innovación en el cine de Allen. Su cine no había sido jamás tan explícito en escenas de sexo, por ejemplo - cierto que la pareja de guapos Rhys Meyers/Scarlett Johansson bien lo merece, sobre todo ésta última que sale muy beneficiada de la aduladora cámara de Allen, encantado con su nueva musa - y el cambio de BSO del jazz a la ópera tampoco es desdeñable. En líneas generales, el cambio de aires de Nueva York a Londres le ha sentado muy bien y es que a todos nos viene bien airearnos de cuando en cuando, aunque sea de una ciudad tan fascinante y llena de posibilidades como Nueva York.

Quizás una nominación a Mejor Director no hubiera estado mal - desde luego, lo mejor de Match Point es su férreo guión, la única nominación que tiene - y tampoco hubiera estado mal una nominación a Mejor Actriz de Reparto para Scarlett Johansson, que está esplendida en su papel de mujer aparentemente fatal - y muy consciente del deseo que despierta en los hombres... y la decepción que produce después, un elemento muy interesante que Allen explota bien, aunque sea de pasada - y en el fondo terriblemnte vulnerable según transcurre el metraje. Quizás una nominación a Mejor Película hubiera sido demasiado pero hasta que no vea Capote - la única que me falta de las cinco de este año - no me pringaré en ese aspecto.
Sobre la categoría de Mejor Actriz, yo he visto a Keira Knightley en Orgullo y Prejuicio - lo hace bien, mejor de lo esperado, pero sigue siendo un error de casting darle ese papel a una chica tan hermosa: no resulta creíble - y Reese Witherspoon en En La Cuerda Floja, la otra gran favorita y con motivos, pues su papel de June Carter, canciones incluidas, es de lo mejor que ha hecho esta actriz que es mucho, mucho más que la rubia tonta de películas tipo Una Rubia muy Legal o Sweet Home Alabama (baste recordar la muy perversa Election, donde estaba estupenda o Pleasantville) pero no me importaría que se lo dieran a la Mujer Desesperada, que me parece una actriz estupenda - de la serie es la mejor de ellas con mucha diferencia - ¿Sabías que esta casada desde hace muchos años con otro gran actor, William H. Macy, y que forman una de las parejas más estables de Hollywood?
Claro que ya me veo el panorama: si la Mejor Película es Brokeback Mountain, el Mejor Actor Philip Seymour Hoffman por Capote o Heath Ledger por BBM y la mejor actriz Felicity Huffman por hacer de transexual en Transamerica, no faltarán voces que digan que es una conspiración del gran movimiento gay que aspira a dominar el mundo, así como cuando en su momento premiaron en el mismo año a Halle Berry, Denzel Washington y Sidney Poitier hubo mucho idiota que lo achacó a una operación orquestada para premiar a 'los negros'... si es que...
Un beso, wapa