lunes, marzo 06, 2006

OSCARS 2006: La Otra Crónica

LA OTRA CRÓNICA DE LOS OSCARS. LO MÁS O LA MÁS…

Sorpresivo: La aparición de Mel Gibson y sus indígenas de Apocalypto en el estupendo clip inicial de los presentadores

Malévolo: Jon Stewart diciendo que Buenas Noches y Buena Suerte no solo era la frase de despedida de Murrow, sino “La forma en que Clooney despide a todas sus citas” Atención al gran gesto de Clooney encajando el chiste, riéndose primero y fingiendo indignación después.

Añorado en la Alfombra Roja: Scarlett Johansson. Como la echamos de menos sus fans. Lástima que esta vez decidiera no ir.

Bestia: Jon Stewart “Lamento decir que Bjork no ha podido venir. Estaba probándose un traje y Dick Cheney le disparó” (Bjork apareció vestida de cisne en la ceremonia de hace unos años)

Ingenioso: Jon Stewart “Spielberg nos trajo La Lista de Schindler y luego Munich. Creo que hablo en nombre de todos los judíos cuando digo que no puedo esperar a ver que nos pasa después… ¡Trilogía!”

Brillante: Sin ninguna duda, el clip en el que se demostraba que el western siempre había tenido ciertas inclinaciones dudosas antes de BBM. La guinda final, con Charlton Heston marcando pectorales y un serio Gregory Peck (“Para la despedida que tengo en mente no hay suficiente espacio en esta habitación”) fue de antología. Grábenlo en las repeticiones, si pueden.

El Mejor Agradecimiento. Dos: el de Geroge Clooney al recoger su Oscar por Syriana (estuvo brillante, divertido, político, reivindicativo… y no se lo agradeció a un solo familiar: para tomar ejemplo ¿Por qué no serán todos así?) y el de la ganadora del Mejor Corto Documental (“Gracias a la Academia por sentarme junto a George Clooney el día del almuerzo de los nominados” con gesto cómplice posterior incluido de éste último)

Estrambótico: las pajaritas a juego de Nick Park, Peter Lord y sus respectivos Oscars y los amorosos peluches de pingüinos del documental El Viaje del emperador, ganador a mi pesar

Desfavorecedor: Charlize Theron empeñándose en afearse, echándose veinte años encima con un peinado estilo años 50, un traje horrendo y un floripondio en el hombro que parecía un loro muerto ¿Por qué no te robaste un modelito de los de Aeon Flux, hija mía, con lo que todos sabemos que vales?

Inenarrable: Ben Stiller vestido completamente de verde y haciendo el payaso a modo con lo del croma al entregar el premio a los mejores efectos visuales. Estuvo de lo más hilarante, hay que reconocérselo.

Inútil: el brillante clip de Tom Hanks siendo atacado hasta la inconsciencia por una orquesta por alargar su discurso de agradecimiento. No sirvió de ejemplo: los premiados siguieron haciendo discursos tan aburridos como interminables. Hubo alguno que hasta cito a sus abogados

Recauchutado: Dolly Parton. Daba cierto repelús verla. Pero defendió muy bien su Travelin’ Thru, que conste. Mereció mejor suerte.

Perdido: Paz Vega. Les juro que estaba en la Ceremonia. Pero no la vimos.

Peligroso: ¿A quien se le ocurrió sentar a la jovencita Keira Knightley junto al afamado depredador Jack Nicholson? A ratos parecía que el lobo iba a devorar a tan tierna gacela…

Venenoso: Jon Stewart a propósito de la nominación a Mejor Maquillaje de Cinderella Man “Debe ser complicado hacer que Russell Crowe parezca que se ha peleado con alguien…”

Sutil: Dos de John Stewart. Una pasó casi desapercibida al principio. Se dirigió a los académicos diciendo “Al menos esta vez habréis votado por un candidato que va a ganar” en clara referencia al resultado de las últimas elecciones presidenciales, en las que Hollywood se volcó en vano con Kerry. La segunda señalando a un Oscar gigante del decorado que estaba a su espalda “Si lo derribamos entre todos ¿eso significará que la democracia llegará a Hollywood?”

Etéreo: el gaseoso (¿o se dice gaseado? Con muchas gasas, vaya) traje que llevaba una excesivamente delgada Naomi Watts

Repetido: Las referencias gay. Jon Stewart “Lo gay ha estado por todas partes. No hay más que recordar que la película de boxeo de este año se llamaba Cinderella man”

Coreografiado: El montaje que acompañó la interpretación de In The Deep, el tema de Crash. Representaron un buen puñado de escenas de la peli. A cámara lenta claro, para ir en sintonía con el temita…

Pizpireto: la eterna sonrisa de niña buena de Reese Witherspoon. Cualquiera diría que ahora es la actriz mejor pagada de Hollywood, esta nueva novia de América que es mucho más inteligente de lo que cree la mayoría

Butano: El traje naranja chillón de Michelle Williams. Aunque se agradeció el toque de atrevimiento entre tanto juego sobre seguro al negro…

Sobrante: Una horrenda Rachel Mc Adams (con lo que mola esta mujer) de rubio, de amarillo y dando los premios esos científicos que no interesan a nadie, salvo a los premiados, claro está

Freak: ¿Por qué Helena Bonham Carter llevaba los mismos pelos que Tim Burton? ¿Compartieron enchufe?

Guapo: Rachel Weisz, embarazadísima y elegantísima en su escotado traje negro. De categoría.

Violento: La gran Lauren Bacall dudando mucho al leer su discurso, posiblemente porque no podía leer bien el prompter. Convirtieron lo que tenía que ser un homenaje (el clip al cine negro fue fantástico, eso si) en un momento de lo más inapropiado. Una lástima.

El Mejor Diseñador: Versace ganó de calle. Era el responsable de una de nuevo impresionante y muy femenina Hillary Swank, escotadisima esta vez por delante; de la azulada y sexy Salma Hayek y del dorado y sugerente traje de una tremenda Jessica Alba. No hubo un terceto comparable a éste, creo.

Español: La presencia brevísima de un plano de Mar Adentro en el estupendo clip de películas comprometidas, justo antes de Vera Drake. Para estar contento. La nominación de nuestro Alberto se quedó en eso.

Lujazo: el violín de ese virtuoso llamado Itzhak Perlman interpretando con la orquesta de Bill Conti fragmentos de las cinco BSO nominadas. Para grabárselo en video y disfrutarlo varias veces.

Indirectamente político: los divertidos videos pidiendo el voto para la categoría de Mejor Actriz. Francamente buenos.

La Más Guapa Pareja de Presentadores: Eric Bana y Jessica Alba “Si hay un holocausto nuclear, ojalá ellos se encarguen de repoblar la especie humana” les presentó Jon Stewart

Enjoyada: Keira Knightley, a quien su vestido burdeos que descubría un hombro le sentaba de maravilla y su collar, valorado en dos millones de dólares, destacaba lo suyo en ese cuello tan particular de la británica

Incomprensible: El Oscar a la Mejor Canción para It’s Hard Out Here for a Pimp, celebración a lo bestia incluida. Aunque a Jon Stewart le gustó el entusiasmo de los chicos y les dio mucha cancha.

Trastabillado: Jennifer Garner casi pegándosela tras tropezar dos veces con su propio vestido al presentar un premio. Salió bien del paso “Yo hago mis propios dobles…” Y Morgan Freeman, que se atascó con un palabro de su presentación. Dos veces. Si es que ni él es perfecto.

Sentido: El discurso del director de Tsotsi al recoger el primer Oscar a la Mejor película de Habla No Inglesa de la historia para Sudáfrica. Se hinchó de dar vivas a África en varios idiomas, el colega

Incombustible: Mickey Rooney, que año tras año ahí sigue, impertérrito en el patio de butacas. Me apuesto lo que queráis a que tiene un perverso placer cada vez que ve el clip de In Memoriam con los que han palmado el año anterior

Constante: El llamamiento continúo a ir más a la sala de cine a disfrutar las películas y no apoyarse tanto en el DVD y la piratería. Primero fue Jon Stewart, luego el Presi de la Academia y finalmente Jake Gyllenhaal al presentar un clip hecho ex profeso para probar que lo espectacular hay que verlo siempre en la sala de cine (¿para qué, si lo estábamos viendo por televisión?)

Doloroso. La mención dos premios después de Jon Stewart de nuevo al Oscar a la Mejor Canción “Déjenme recordarles el marcador de Oscars conseguidos: Martin Scorsese 0, Six Three Mafia 1”

Improvisado: Lily Tomlin y Meryl Streep pasando de teleprompter y haciendo virguerías con su discurso de presentación del Oscar honorífico a Robert Altman. De los mejores que recuerdo en años.

Refrescante: La natural belleza de Zhang Ziyi. Sin aditivos.

Ida de Olla: Dustin Hofmann a punto de leer el sobre del ganador al guión adaptado antes de presentar a los nominados. Mira que parece un trabajo fácil ¿eh? Pues parece ser que no

Cutre: La combinación chaqueta azul marino y vaqueros desgastados del ganador del Oscar al Mejor Guión Adaptado, Larry Mc Murtry. Vale que seas un aspirante a J.D. Salinger por lo poco que te dejas ver en público, macho, pero eres un cutre.

Arrebatador: Uma Thurman. Fue la única presentadora de la noche que me hizo temblar al verla aparecer en el escenario. Cada vez está mejor esta mujer (y si no me creéis, id a ver Secretos Compartidos)

Sospechoso: El pelo de Tom Hanks. De lo más rarito.

Inesperado: Crash, Mejor película, claro. Menudo revuelo.
Preguntado: ¿Faltó Clint Eastwood en el último momento a la Ceremonia para entregar el premio a la Mejor Película por si le tocaba tener que dárselo a Brokeback Mountain? ¿ein? Nunca lo sabremos...

1 comentario:

Guillermida dijo...

Tío, de cine que te ha quedado la crónica. La MEJOR que he leído (no pude ver la gala, no tengo canal plus) en todos y cada uno de los periódicos digitales. Ya me tienes aquí de visitante fijo.
Felicidades.

P.D. ¿Sabes si la van a echar por algún canal?