jueves, mayo 25, 2006

El Código y la falta de código (moral) de su distribuidora

El lunes pasado me agarré un cabreo de considerables proporciones que todavía me dura mientras os escribo estas líneas. Quedé con un grupo de amiguetes para ver El Código Da Vinci y de paso aprovechar las invitaciones que consigo por mi trabajo semanal en la radio municipal para que no les costara un euro la entrada cuando al llegar a la taquilla me encuentro con un comunicado de la empresa Cinesa el Foro que rezaba algo así:

"Por estrictas exigencias de Columbia Pictures, distribuidora de la película, se comunica a los espectadores que durante la primera semana de exhibición de El Código Da Vinci no se permitirá acceder a la sala con invitaciones ni con pases de prensa, siendo éstos de nuevo válidos a partir del próximo día 26 de Mayo"

Por supuesto, les mandé a la mierda y me fui de allí con mis amigos en el acto, porque tengo clarísimo que no pienso pagar un euro a una distribuidora que, de ser este hecho inaudito y sin precedentes conocidos algo habitual en el resto de las salas españolas, me parece que se ha sacado de la manga una burda a la par que salvaje maniobra para quitarse del medio a todos los que nos dedicamos a la información cinematográfica después de los enormes palos que la película se llevó en su estreno mundial en el Festival De Cannes, además de asegurarse de paso el máximo de recaudación posible porque claro, los habrá que no estén dispuestos a aguantar una semana sin ver una de las películas más esperadas de la temporada.
Esto no había ocurrido jamás antes que yo sepa y establece un precedente de lo más preocupante: si ya es un hecho habitual que muchas superproducciones se estrenen a la vez a nivel mundial y sin preestrenos o pases para la prensa con el único fin de evitar las presumibles críticas negativas, lo que ya me parece desmesurado es que a esto se añada que los que nos dedicamos a la información cinematográfica en los distintos medios nos veamos privados del único beneficio con el que contamos para poder realizar nuestro trabajo porque a las distribuidoras no les interesa lo que podamos decir de sus películas. Me parece una salvajada muy poco ética y un ataque directo contra gente que, les guste o no, también formamos parte de este mundillo. Habría que recordar a este respecto que tanto las invitaciones como los pases de prensa solo pueden utilizarse de lunes a viernes siempre que estos no sean festivos y nunca en fines de semana, algo bastante comprensible para que uno pueda hacer su trabajo sin entorpecer los días en los que más gente acude a las salas. Un Status Quo que Columbia Pictures ahora s eha cargado alegremente y que, insisto, crea un muy peligroso precedente.
Total, que hasta la semana que viene no voy a poder ver la película, así que os dejo con esa reflexión a la espera de poder compartir con vosotros comentarios estrictamente cinematográficos sobre la película de Ron Howard.
David Garrido, profundamente molesto

4 comentarios:

Eddie Willis dijo...

Hola, David. Llego a tu blog a través del de Oti. Y lo primero que haré (lo siento) es llevarte la contraria. Precisamente lo que Columbia parece querer evitar es que los listos de turno (con todo el respeto) inviten a sus colegas de gorra. Vamos, que en vez de periodistas que quieran hacer la crítica vean la peli enchufadetes que quieren ahorrarse 5 euros.
Y contigo parece que acertaron, amigo!

carlboss dijo...

Estimado David. Soy Carl El mexicano que te conoció en el festival de huelva el pasado ¿novimbre?.
Quizá sea cierto lo de Eddie Willis, pero siempre se debe de ver más allá, y no es nada nuevo que un periodista invite a sus amiguetes, acaso ellos no lo hacen (los de Fox Columbia, etcétera( Vivimos en un mundo voraz, materialista; creo que se puede hacer el trabajo divirtiéndose, creo que se hace mejor de esta manera. Tu eres super profesional, lo constato con tus críticas, tu constancia y tesón. Porqué no permitirte ese pequeño lujo. Pero estos tíos, en su voracidad, con tal de recaudar más, qeu no encuentro otra razón, hacen lo que hacen. Está bien que voces como la tuya se levanten a reclamar, porque el sitema te pisara tanto como te dejes. UIn abrazo david y no abandones esta sección, que te la curras chaval. por cierto, como mexicano, qué opinas de Babel, crees que le plante cara a volver??? saludos
Carl Boss

David Garrido Bazán dijo...

Bueno, Eddie, lo cierto es que una cosa son los pases de prensa y otra las invitaciones. Los pases de prensa son lo que permite a la gente como yo - que me curro mi web y mi programa de radio semanal sobre cine sin percibir un duro por ello, por puro amor al arte - hacer un trabajo que considero necesario sin que encima me resulte ruinoso. Las invitaciones - limitadas a un determinado número mensual por medio - son parte de las propias estrategias de promoción de las empresas distribuidoras y exhibidoras, nunca se utilizan en fines de semana y son un gasto asumido por estas empresas. Lo que no me parece de recibo es que, por capricho o decisión unilateral de estas distribuidoras, anulen estos privilegios que ellas mismas conceden en función de la película de la que se trate, porque en el caso de los pases de prensa es claramente una maniobra de "mordaza" muy burda, como denuncié en mi post, y en el caso de las invitaciones es una simple arbitrariedad que, estando hablando como estamos de una medida TEMPORAL y no definitiva, solo puede entenderse en función de que la distribuidora, amen de tener ya asegurado su record de recaudación en el fin de semana, pueda añadir a su estrategia de promoción la 'muesca'de película que más ha recaudado en su primera semana. Me parece de una voracidad tan innecesaria como moralmente cuestionable, una alteración unilateral de las reglas del juego que solo obedece a intereses económicos y d epromoción y que perjudica y molesta mucho a una parte ÍNFIMA de su taquilla. Pero en cualquier caso te agradezco mucho que me escribas para darme tu opinión, de verdad, y espero seguir viendote por aquí... Un abrazo

David Garrido Bazán dijo...

Carl, lo siento, se que te debo una disculpa por no haberte contestado el mail que me enviaste hace unas semanas, pero me has pillado en un momento en el cual mi vida laboral ha cambiado radicalmente - nuevo trabajo, nada que ver con el cine, de mucha exigencia y que me ha quitado mi valioso tiempo para escribir durante los dos primeros meses - y aun estoy intentando reencontrar el equilibrio perdido... Como ya habrás podido comporbar, tengo demasiado abandonadas tanto la web de Cinemerida como este Blog, pero espero poder cambiar eso poco a poco en los próximos días y semanas - es una pura cuestión de autoexigencia... y disciplina, de la que por desgracia no ando muy sobrado jejejejeje -
Estoy siguiendo muy de cerca las crónicas del Festival de Cannes tanto a través de El País - con un Diego Galán que me hace añorar MUCHÍSIMO al malogrado Angel Fernandez Santos - el ABC - con Oti Rodríguez Marchante -, El Mundo - las crónicas de Boyero y Borja Hermoso siempre son las más divertidas - y el programa Días De Cine (que ayer no puder ver, aunque lo tengo grabado: nunca me pierdo al inefable Antonio Gassett y al gran Nando Salvà). Todos coinciden en señalar que en una Sección Oficial bastante floja en líneas generales, Babel es la única película que podría llevarse esa Palma de Oro que tantos ponen en manos del realizador manchego... A mi no me extrañaría - soy un gran fan del tandem Iñarritu/Arriaga: tanto Amores Perros como sobre todo 21 Gramos me parecieron dos obras más que notables - pero hay que atender al factor del Jurado: Wong Kar Wai (fan declarado de Almodovar) de Presidente, sobreabundancia de actores en el Jurado, cosa que en teoría tb beneficia a un gran director de actores, aunque Iñarritu no tiene mucho que envidiarle en este aspecto por un lado y por otro tanto Samuel L. Jackson como Tim Roth igual tienen una sensibilidad pelin diferente al universo almodovariano;y por ultimo tres directores (Patrice Leconte, Lucrecia Martel y Elia Suleiman) en el que el primero tb pertenece al nutrido grupo de fans franceses del manchego, la segunda ha visto como su segunda película, la Niña Santa era producida... por El Deseo, productora de los Almodovar y el tercero... bueno, Elia Suleiman es toda una incógnita.
En fin, que independientemente de los valores de Babel (que seguro que los tiene) creo que cuando los Almodovar se han arriesgado a llevar Volver a concurso es porque sabían de antemano la composición del Jurado y, por lo tanto, las muchas posibilidades de traerse la Palma de Oro a casa. más información en este Link del blog de Borja Hermoso "Jurado de Cannes: Bestiario urgente"
http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/17/cineclu/1147880161.html
Un saludo y seguimos en contacto...