jueves, febrero 09, 2006

MICROCRÍTICAS EN EL MUNDO, para reirse un rato

El pasado martes se celebró a través de las páginas digitales del periódico El Mundo un concurso de microcríticas de Cine. Las bases exigían que las reseñas no superaran las 125 palabras, lo cual es una tarea francamente dura, sobre todo para un servidor, acostumbrado a explayarse a gusto. O a ser prolijo, como decía hace unos días una de mis lectoras. ¿El premio? 200 Invitaciones dobles para ver en los cines Roxy de Madrid el preestreno de Los Tres Entierros de Melquíades Estrada, la primera película dirigida por Tommy Lee Jones que cuenta con un guión del interesante Guillermo Arriaga (responsable de los libretos de Amores Perros y 21 Gramos) y que se llevó dos premios en Cannes, precisamente Mejor Actor para Tommy y Mejor guión. Participaron nada menos que 995 textos y mientras espero tranquilamente a que se publiquen hoy las listas de ganadores para plantearme si me marco un viajecito a Madrid para, aparte de acudir al preestreno, darme una sobredosis de buen cine en V.O. a ser posible, os voy a hacer partícipes no de lo mejor, sino de los comentarios más delirantes que he encontrado por esas reseñas en las que han dominado ampliamente los comentarios de Brokeback Mountain, Crash, Munich, Memorias de una Geisha y Match Point… aunque la gente se haya tomado al pie de la letra lo de comentar ‘la ultima peli que hayas visto’ y no se ha cortado un pelo en mandar comentarios de clásicos tipo Casablanca, Vidas Rebeldes o cosas más psicotrónicas como Don Erre que Erre de Paco Martínez Soria o El Fontanero, Su Mujer y otras Cosas de Meter, título emblemático donde los haya de los amantes de los juegos de palabras a la hora de bautizar películas guarronas.

Empecemos con los títulos de las reseñas, esenciales para llamar la atención en un concurso tan poblado como éste. Tomando como ejemplo una sola película los hay obvios (Munich no está en Normandía), bizarros (Mi soledad equilátera y 'Munich' – ver más abajo, que ésta es pa nota -) extravagantes (Movimientos de Cámara de un judío) o facilones (Suspiros de Spielberg) pero los más divertidos siempre son los cáusticos que tratan de reflejar el estado de ánimo del crítico al empezar a hacer líneas. Así, encabezamientos como La Casa de Cera o el gusto de ver morir a Paris Hilton, ¡Que Coñazo en Narnia!, Ninette y un Señor Casposo, Aeon Flux: la Bella y el tostón, Los Dos Lados y la publicidad de colchones, Volando Vino y Volando se fue, En Terreno Sedado o Memorias de una Siesta prometen emociones fuertes a los que se atrevan a penetrar en sus reflexiones. Sin duda Brokeback Mountain es la película que ha producido los títulos más soeces (Normal: el estúpido título español de En Terreno Vedado por poco no sugiere algo asi como 'Maricones en la era' o algo parecido), pero hay un par de ellos que merecen destacarse: “Si la Sociedad no va a la Montaña…” y “Con John Ford no pasaban estas cosas…”. El premio al encabezamiento más alargado se lo lleva “Everything is illuminated: La vida sin historia es una colección de objetos bizarros o Sólo nuestra historia puede iluminarnos” y mi premio especial al surrealismo es el de la reseña de un tal Antonio T. sobre Crash “El desconocido idilio de mi abuela y el Sr. Haggis” sobre la que volveré luego.

Vayamos ya con algunas perlas que nos han dejado los participantes. Los hay que ven influencias por todas partes, como Miguel Rodríguez en El Jardinero Fiel “Si El Jardinero Fiel fuera un musical hubiéramos titulado: "Poquita voz, pero desagradable". Ralph Fiennes interpreta a partes iguales a Marco, el personaje trágico y sensiblón de finales de los setenta, y a Richard Kimble, el médico escurridizo de los sesenta-noventa. De David Janssen toma su aire pueblerino; de Harrison Ford, el personalísimo glamour de las estrellas de Hollywood; de Marco, la melancolía del ser perdido. El resultado de la coctelera: cine fácil, lineal, bobalicón a ratos; lástima que las palomitas se acabaran tan pronto, que el malo no fuera manco y que mi manía de pedir butaca central ahogara mis ganas de ser, por un día, el verdadero fugitivo.” Reconozcamos que la frase final es original.

Luego están las reseñas un tanto… hmmm… digamos personales como la de Raul Eguía llamada ‘Munich y mi soledad equilatera’: “Minutos finales en negro escritos en blanco, eso es todo. Las películas me ganan ahí por la soledad. Yo-mi-conmigo en la butaca. Nada más. Soledad donde todas las piezas van ocupando su lugar en mi tríada equilátera cerebro-corazón-hígado. Lucidez evocada y cerebro, corazón y profundidad del sentir, hígado e instintos infundidos. Creo que era así pero ya dudo. Últimamente la tríada ha sido, si fue, isósceles, rectángulo o escaleno. Con 'Munich' ni siquiera eso. Demasiado tiempo sin mi soledad equilátera. Nostalgia.” Sin comentarios ¿verdad?

Javier Fernandez presume de haber encontrado la razón de Peter Jackson para hacer King Kong “La belleza está en el interior, pero que mal que nos va a los feos: Que Peter Jackson ha debido tener poco éxito con las féminas es un hecho manifiesto con solo contemplar su foto tamaño carnet. Que esta circunstancia ha podido acarrearle secuelas de tipo emocional resulta toda una evidencia tras visionar su adaptación cinematográfica del clásico King-Kong: en la selva me lío con el gorila, que me da seguridad física, y en esa jungla que es NY me abrazo en las alturas al guionista de éxito, antes ignorado, porque me da estabilidad económica; y de Kong, si te he visto no me acuerdo. No todas las mujeres son tan golfas, y para repetir tan simplista moraleja, nos podrían haber ahorrado a las personas sensibles el trago de ver estozolarse de nuevo, Empire State abajo, a nuestro primate preferido.” Destacar el sabio uso del término ‘estozolarse’ que para quien no lo sepa según la Real Academia de la Lengua viene de Estozar: Desnucar, Romper la Cerviz”

Mª Angeles Domínguez encuentra también la justificación última y lógica de Brokeback Mountain “Si fueras un vaquero, y tuvieras que pasar el invierno en la montaña, cuidando que los lobos no devoren tus ovejas con nocturnidad y alevosía, ¿dejarías a tu compañero, muy majo él, dormir a la intemperie? Si tu respuesta es NO, acércate a ver esta película” Pues eso, ya sabeis. Nicolas Marinez mientras tanto, aprovecha el espacio para reflexionar sobre un tema universal: ¿Existen pelis solo para chicas? Solo le falta añadir ¿Y por qué nos arrastran a nosotros a verlas? “Mala noticia: sigue habiendo películas sólo “para ellas”; no hablo de “Oficial y caballero”. He visto “Memorias de una Geisha”. Microestadística: Una pareja (veintimuchos); ella, emocionada; él resopla desde el minuto 15; tres amigas, casi llorando; cuatro amigos, con cara de entierro. Quizás a ellas les valga con una historia de amor. O quizás buena música y una estética irreprochable”

Raul Perez Marin carga contra las crónicas de Narnia “Por lo menos esperaba que los cientos de millones de dólares que, dice la publicidad, ha costado se vieran por algún lado: tampoco, el diseño de producción parecía sacado de Cristóbal Colón, de oficio descubridor (mítica película de Andrés Pajares). En fin, los sobrinos disfrutaron y nos reímos un rato (¡Qué malas personas!) con uno de los acomodadores más feos que he visto en los últimos tiempos.” No, si el que no se consuela es porque no quiere, está claro. Carlos Rueda se las apaña, en su reseña Munichpoly para relacionar la última película de Spielberg con la española Todo Es Mentira, donde el personaje de Coque Malla se desesperaba por ir a cierta ciudad española “Munichpoly ...o de oca a oca y tiro porque me toca. Spielberg presenta este film haciéndonos saltar por media Europa de ciudad en ciudad, y es eso precisamente lo que más vale de la película. Munich intenta ejercer de piedra angular en la reflexion sobre el patriotismo y el humanismo, pero no es tan cosmopolita, simplemente se queda en Cuenca.”

Jose Ulloa expresa algo bastante lógico sobre Star Wars III o, como el la llama, La Guerra de los Sixt (?) “Se había comentado que la 1ª película de la "nueva trilogía" sobraba como un ventilador en Alaska, y ésta viene a convencernos definitivamente. Dignas de mención son las conversaciones de auténtico culebrón venezolano de la pareja protagonista. Tampoco me explico que los robots se quejen: se suceden ays, uys, ohs!,y todo se supone que es para amenizar y dinamizar el desarrollo del film. ¡Sólo faltan risas enlatadas de fondo!” Guillermo Galán advierte sobre los peligros de mantener los títulos originales de las películas “Capote es un mal título. No sólo porque la sala se llenará de gente que piensa que va a ver una de toros, sino porque la película de Bennet Miller no es un biopic del escritor” y Antonio T. nos desvela por fin la clave que une a Crash con su abuelita “Mi abuela era toda una experta en zurcir retales, con una docenita variada de trapos te formaba una colcha digna de museo. Sin duda el director de "Crash", Mister Haggis, debió de tener algún rollito con mi abuela, a juzgar por el lustre y el acabado de sus colchas. Y es que aun de celuloide su artesanía abriga; es ideal, seis euros mediante, para esos tontos días de nieve en los que apetece ver cine”

JavieB se ha dado cuenta de la evidente relación de Memorias de una Geisha con un clásico Disney y a partir de ahí desbarra a gusto “Zen ing Xienta es vendida por su padre junto con su hermana, separándolas. A ella le toca ser geischa que es como ser prostituta solo en el aperitivo, porque mojar no moja salvo cuando subasta el fornicio. Lo pasa muy mal, ya que la hermanastra malvada le da tol día por saco, hasta que llega el Hada Mamellas, que la viste para el baile, sin que den las doce ni na. Algo de una guerra o una epidemia aviar la exilia, luego la recuperan para prostituirse ante el nuevo jefe-no-rasgado, pero ella está colada por El Presidente (no, no es Él), que al final le declara su amor y le pone un pisito en Torrevieja, provincia de Manhattan(esto no lo dicen, pero lo sé yo...)” y Jose Antonio Hernandez expresa su frustración con el último Harry Potter en su reseña El Paciente Potter “Tanto tiempo llevaba Harry deseando reencontrarse con su famoso enemigo, como nosotros ser testigos de la encarnizada lucha que se presuponía. Yo ahora deseo reencontrarme con los 4 euros que me costó la entrada al cine”

En fin, mañana os cuento más cosas, que tengo material para aburrir…

2 comentarios:

Enrique dijo...

Hola David; soy Enrique, el chico de Zaragoza que conociste en la Seminci.

Resulta que yo tb participé en el concurso y tb he sido seleccionado. Le eché un vistazo a los nombre sy vi el tuyo y me hizo gracia, así que pinché por curiosidad y ví q habíamos elegido la misma película tras verla en Valladolid.

Aquí te dejo el texto con el que participé:

646. Atrapado por su pasado

Con 'Caché', el cineasta austriaco Michael Haneke demuestra una vez más porqué es uno de los cineastas más inteligentes, perturbadores, inquietantes e insobornables del cine actual. 'Caché' es verdadero cine de terror, aunque en ningún videoclub la podríamos encontrar en esta sección, donde abundarían cabezas cortadas, grutas oscuras, fantasmas, psicópatas con motosierras y demás sandeces que se asemejan a juegos infantiles frente a las inquietantes, perturbadoras y acojonantes obras de arte del genial Haneke. La película implica en todo momento a las emociones del espectador, y traslada a este las inquietudes y el miedo de la pareja protagonista. 'Caché' es mucho más que una película; es una experiencia absolutamente obsesiva, malsana, perturbadora, fascinante e inolvidable. Palomiteros abstenerse.

(Enrique)


En cualquier caso, ya te digo que participé por pura curisidad, para ver si era seleccionado, pq no me voy a desplazar hasta Madrid sólo para un preestreno de una película que curiosamente ví ayer en otro preestrenos en Zaragoza, más adelantado al de elmundo.es :))). Si te decides a ir creo que la pelíucla del amigo Tommy te gustará. Yo le daría un 7, por poner una referencia numérica.

Un saludo, y que coincidamos el próximo año en la Seminci.

David Garrido Bazán dijo...

Hola, Enrique. Me alegro de volver a saludarte, hombre.

Pues si, resulta curioso que a ambos nos hayan premiado por reseñar la misma película, Caché, de la que ya hablé ampliamente en otro post de este blog hace unas semanas.

Yo tampoco se aun si me desplazaré a Madrid para ver el preestreno de Los Tres Entierros de Melquiades Estrada. Tengo más motivación que tu, porque en Mérida el problema es que ese tipo de películas no suelen estrenarse o lo hacen con meses de retraso. Para que te hagas una idea, por Mérida aun no hemos olido tres de las nominadas al Oscar: Ni Brokeback Mountain (suerte que la vi en la Seminci) ni Crash ni este ultimo viernes Buenas Noches y Buena Suerte se han acercado a nuestras carteleras. Peor aun, las dos últimas ni siquiera se estrenaron en su momento en Cáceres o Badajoz, dejando Extremadura más huerfana de buen cine que de costumbre... Uno cree que con el tiempo se acostumbra a estas cosas, pero que va, ni de coña. esto de ser cinéfilo de provincias, como digo siempre, es un martirio

Por eso te digo que a lo mejor yo si me desplazo a Madrid este jueves: tengo el aliciente de aprovechar el fin de semana y verme cuatro o cinco películas que me interesan y además en V.O.S. que mola más. Pero aun no lo se con seguridad.

Lo de la Seminci este año está un poco más complicado, ya que he cortado mis lazos profesionales con La Butaca - bueno, más bien ellos conmigo, pero por una cuestión de tiempo: ya tenía pensado mandarles a la mierda por no publicarme nada de lo de la Seminci ni de los otros dos festivales, Sevilla y Huelva, que cubrí inmediatamente después: la historia está en otro post de este blog, el primero del 2006 - pero supongo que de aquí a Octubre ya me las habré apañado para trabajar en otro medio que me proporcione la acreditación necesaria... Eso si: verás como este año voy de nuevo de cabeza al pozo de los 'periodistas de segunda con pase B' y nos vemos más en los Roxy de Valladolid JeJeJe

Hala, un abrazo. Me alegro de leerte por aquí. Prometo pasarme por tu blog más a menudo de ahora en adelante, que soy un poco desastre.

David Garrido, que tambien tiene pendiente de una maldita vez coger la buena costumbre de escribir todos los días un poco en su propio blog, que ni eso cumplo...