jueves, diciembre 11, 2008

FALTA 1 DIA: Ambientando el Festival

¿Qué tienen en común Perros Callejeros II (Jose Antonio de la Loma, 1979), Cuatreros del Mississippi (Die Flusspiraten von Mississippi, (Jürgen Roland, 1964), Celuloide (Carlo Lizzani, 1996), Cuba (Richard Lester, 1979), Las Aventuras de Alicia (Alice’s Adventures in Wonderland, William Sterling, 1972) y sobre todo La Galaxia del Terror (Galaxy of Terror, Bruce D. Clark, 1981) cuyo sugerente cartel acompaña a estas líneas? La respuesta más lógica sería decir que nada en absoluto, pero todas ellas componen la programación ficticia con la que hemos decorado el Centro Cultural Alcazaba, sede del III Festival de Cine Inédito de Mérida, decoración que rinde homenaje a uno de los cines más carismáticos de la ciudad, el desaparecido y añorado Cine Mª Luisa – también conocido como Cine Navia -, cuyo ambiente hemos tratado de reproducir en el patio para deleite de todo buen amante del cine que se acerque al Festival.

Es un ejercicio de nostalgia en toda regla: hemos rescatado posters varios, afiches, programas de mano - algunos de ellos delirantes como ese inenarrable programa doble con El Santo Contra el Dr. Muerte y Verano del 42 y otros encantadores como una I Muestra de Cine Español de Mayo de 1984 de la que yo recuerdo haber visto, a mis tiernos doce años, La Conquista de Albania y La Muerte de Mikel - unos paneles de próximos estrenos en el que se dan cita películas tan dispares como El Espíritu de la Colmena de Victor Erice, El Beso del Asesino de Stanley Kubrick y la versión de Carmen de Carlos Saura, un montón de cachivaches cuyo uso reconozco que se me escapa, una bobina de cine y la caja de madera en la que solían transportarse... y hasta una auténtica fila de butacas en la que estoy completamente seguro que me habré sentado cientos de veces para devorar esas películas que poblaron mi infancia, mi adolescencia y todos los años posteriores hasta su cierre definitivo...

No deja de resultar algo paradójico que un Festival de Cine Inédito, cuya programación se compone de títulos que se estrenaran a lo largo del 2009 y que por lo tanto son un adelanto de lo que está por venir convivan en la misma sede con esta decoración que deliberadamente recuerda el cine clásico de toda la vida y aquellas añoradas salas en la que se forjó nuestra pasión por el cine, pero personalmente me gusta ese contraste, esa especie de mano tendida entre el pasado y el futuro, ese círculo que puede que un día se complete del todo cuando dentro de un par de años, la sede del Festival de Cine Inédito de Mérida sea el nuevo Cine Mª Luisa que hay que construir en su emplazamiento de toda la vida, cerrado desde hace ya demasiado tiempo...

Agradecer muy sinceramente desde estas líneas a Eloisa Rodríguez, directora de Cultura y a Pachu su entusiasmo y su dedicación el pasado martes, en pleno puente, para conseguir que un puñado de ideas que todos en conjunto aportamos se convirtiera en un yo creo que muy divertido ejercicio de nostalgia mezclado con un sentido homenaje que creo que será del gusto de todos aquellos que a partir de mañana viernes se acerquen a disfrutar del Festival. Esto va por vosotros.

Las fotos del III Festival de Cine de Mérida pueden verse en este enlace. Disfrutadlas y tened en cuenta que las iré actualizando de forma diaria

2 comentarios:

Rosa Díaz dijo...

Te acabo de escuchar en el septimo vicio de Radio 3 y simplemente quiero decirte que,comparto tu pasión por el cine.Me parece absolutamente admirable que puedas fomentar el cine menos comercial en lugares apartados de las lineas comerciales de distribución.Me ha interesado especialmente ese interés que has mostrado por que el público como jurado y tu idea de revisitar peliculas que por distintos motivos,a pesar de ser muy interesantes desde distintos puntos de vista,no consiguen premio alguno en los diversos festivales más "prestigiados". Siempre he pensado que,como todo en esta vida, las cosas están muy mal repartidas y siempre me he preguntado por qué una pelicula puede recibir 14 premios,por ejemplo,habiendo tantos aspectos en los que poder premiar al resto de las pelis concursantes.Saludos y muchisimas gracias por difundir esa pasión por el cine.

David Garrido Bazán dijo...

Hola, Rosa. Gracias por tus amables palabras, me alegra que te haya gustado mi intervención en El Septimo Vicio: Javier Tolentino es una de las personas que más me ayuda a promocionar el Festival de Mérida y es una plataforma excelente para que gente como tú pueda llegar a escribirme lo que has escrito hoy.

Te aseguro que no es fácil sacar adelante un festival de estas características, sobre todo con un presupuesto que de puro exiguo, es casi inexistente. pero tienes razón: es mi pasión por el cine y por compartir las emociones que éste me provoca con la gente que no tiene opción de ver el cine que yo veo lo que consigue que todo salga adelante. Mi principal compromiso, incluso a veces creo que antes que conmigo mismo, es con el público del Festival. Por eso, aunque todas las películas que están en Mérida lo están porque a mi me gustan y las defenderé a capa y espada, es verdad que hay veces en las que, pensando en el tipo de público que tengo, renuncio a traer aquí alguna película demasiado cinéfila o díficil y eso a veces me crea problemas de conciencia pues otra de mis obligaciones, creo yo, como programador, es precisamente traer ese tipo de propuestas poco convencionales y arriesgadas... Siempre estoy a la búsqueda de ese díficil equilibrio: en la programación de este año hay películas arriesgadas (Vals con Bashir, Dejame Entrar, Il Divo) que conviven con otras que a priori creo que funcionarán mejor (Animales de Compañía, Cerezo en Flor, Un Novio para Yasmina) pero nunca, nunca, hay que subestimar la capacidad del público para sorprenderte, tanto en lo positivo como en lo negativo. Y por eso el premio de Mérida lo da el público, porque es una forma tangible de saber como valora una película y me sirve para ayudar a mejorar el Festival. Es una filosofía tan sencilla como efectiva que creo que seguiremos manteniendo aunque (ojalá) crezcamos en el futuro.
Muchísimas gracias por compartir conmigo tus pensamientos: te prometo que pasaré a devolverte la visita por tu blog cuando ande algo menos ocupado ;-)

Un saludo desde Mérida