sábado, septiembre 27, 2008

San Sebastian 2008 Cronica 8: Palmares y Conclusiones

El jurado emborrona un Festival Notable con un Palmarés más que discutible. Existe un consenso más o menos generalizado sobre que la 56 Edición del Festival de Cine de San Sebastián ha tenido un nivel medio más que aceptable. Baste como prueba de ello el cuadro de valoración crítica que aparece en el Diario Vasco en el que los representantes del ABC, Berria, Cahiers Du Cinema, ETB, Gara, El Correo, La Vanguardia y el mismo Diario Vasco han puntuado todas las películas de la Sección Oficial del 1 al 10. La valoración conjunta de las películas oscila entre el 4,7 de la peor valorada, Louise Michel – curiosamente, la única que suspende -, y el 7,8 de Still Walking de Kore-Eda, dándose una valoración media de 6,22, que para un Festival les aseguro que es prueba de que estamos ante una buena cosecha. Como curiosidad les confesaré que he participado en el juego y mi propia valoración conjunta arroja un 5,6. Asi pues solo faltaba que el Jurado presidido por Jonathan Demme y que contaba entre sus miembros con gente tan interesante como las actrices Leonor Watling y Martina Gusman, la directora de Caramel Nadine Labaki, el director de fotografía Michael Ballhaus y los directores Masato Harada y Clare Peoples pusieran la guinda con un palmarés que reconociera los méritos de la que a mi juicio era con mucho la mejor película del certamen, Still Walking del japonés Kore-Eda, y premiara asimismo el atrevimiento de propuestas como Camino de Fesser o la lucidez descarnada de Frozen River. Si le preguntan a cualquiera de los periodistas acreditados, la mayor parte les hubiera dicho que había espacio de sobra para hacer un buen reparto. Pues la han jodido. Pero a base de bien.

MEJOR GUIÓN: Benoît Delépine y Gustave Kervern por LOUISE-MICHEL

Los belgas aun deben estar pellizcándose. Los mismos tipos que hicieron una de las ruedas de prensa más entretenidas y animadas del Festival con la ocurrencia de regalar un jamón al periodista que les hiciera la pregunta más interesante y que no podían creer la suerte que tenían de estar compitiendo en la Sección Oficial con una película ácrata y surrealista compuesta de sketches descacharrantes jamás imaginaron ni en sus más remotos sueños que saldrían con un premio del palmarés bajo el brazo. Yo creo que ni siquiera están en San Sebastián para recoger el mismo, asi que tendrán que volver a toda prisa. Les confieso que al ser este el primer premio que se leyó en la rueda de prensa, servidor lo celebró como una gamberrada de lo más saludable. Pero no deja de ser una broma de lo más chanante al lado de guiones mucho más sólidos como el de Still Walking o incluso el de No Me Temas. Pero a la postre y visto como han salido las cosas les confesaré algo: casi que es el premio con el que estoy más de acuerdo y todo. Aunque solo sea porque Louise-Michel es la película con la que sin duda más me he reido de toda la Sección Oficial y porque alguno de sus gags son sencillamente inolvidables.

MEJOR FOTOGRAFÍA: Hugo Colace por EL NIDO VACÍO.

Yo este premio no lo entiendo. Podrían haber premiado la belleza de la película turca, la nerviosa cámara del operador de Génova – muy parecida por cierto al último trabajo precisamente de Jonathan Demme - y, por encima de todo, el a mi juicio impresionante trabajo de Alex Catalán en Camino, clave en los logos artísticos del film de Fesser. Pero la película argentina de Daniel Burman, que transcurre por completo en interiores salvo las escenas ambientadas en Israel aun siendo sin duda correcto no parecía tener nada que llamara especialmente la atención. Habrá que respetar el hecho de que el señor Michael Ballhaus, autor de la fotografía de siete películas de Scorsese (entre ellas El Color del Dinero, La ültima Tentación de Cristo, Uno de los Nuestros e Infiltrados) además de una menudencia dirigida por Francis Ford Coppola llamada Dracula de Bram Stoker estaba en el Jurado y es de suponer que su opinión tendría su peso. Asi pues me reservo la opinión, que yo de esto entiendo más bien poco por no decir nada.


MEJOR ACTOR: Oscar Martínez por EL NIDO VACÍO

Las quinielas se equivocaron: ni el juez taxista de Mohammed Bakri, ni el padre coraje de Colin Firth, ni el esplendido psicópata de Ulrich Thomsen ni tan siquiera ese maravilloso padre débil, angustiado y sobrepasado por la tragedia y por su fanatizada mujer que compone Mariano Venancio en Camino. Se lo lleva el protagonista de la película de Burman, un escritor de éxito atrapado entre su crisis de los cincuenta y su propia sequía creativa. ¿Es un premio injusto? Pues no, porque es notable y sin duda lo mejor de una película fallida. Pero creo que había otras interpretaciones que podrían haberse llevado este galardón y nadie hubiera protestado. El Nido Vacío ya tenía Mejor Fotografía. Parece a todas luces injusto darle un segundo regalo a una película tan poco lograda como la argentina.


MEJOR ACTRIZ: Ex Aequo para Melissa Leo por FROZEN RIVER y Tsilla Chelton por LA CAJA DE PANDORA

Jonathan Demme y Leonor Watling insistieron mucho en que este premio era el que más quebraderos de cabeza les habia dado. Y que no era una Concha de Plata compartida sino que dado el altísimo nivel de las interpretaciones femeninas en las películas de la Sección Oficial, había que dar dos Conchas completas por separado a cada una de las dos premiadas. Nada que objetar: eran las dos favoritas. Por mi parte, estoy más que contento de este reconocimiento para la gran Melissa Leo, magnífica siempre como secundaria en películas como 21 Gramos o Los Tres Entierros de Melquiades Estrada y que sin duda merece este reconocimiento, que además es el único del palmarés a una peli tan estupenda como Frozen River. Y qué decir de la entrañable anciana aquejada de Alzheimer, chaplinesco trabajo siempre entre la comedia y el drama de una actriz magnífica como la venerable Tsilla Chelton (¿saben que ya estaba en aquella La Guerra de Los Botones hace décadas?). Pues que se lo ha ganado a pulso derrochando simpatía por Donosti en su visita. Bien por ella y bien por el Jurado.


MEJOR DIRECTOR: Michael Winterbottom por GENOVA
Bueno. Winterbottom quiere a San Sebastián y San Sebastián quiere a uno de sus directores predilectos, al que le han dedicado una retrospectiva hace algunos años y que ha concursado aquí con precisamente alguna de sus propuestas menos logradas de su interesante filmografía, 9 Songs y A Cock and Bull Story, siempre sin premio. Era una deuda pendiente del Festival con el simpático adorador de las juergas nocturnas en el Bataplán y, la verdad es que tampoco hay que rasgarse las vestiduras: Genova gustará más o menos – a mi más bien poco, la verdad – pero está francamente bien rodada. Claro que teniendo en cuenta que por ahí se han quedado sin premio un tal Kore-Eda y un tal Fesser pues... saquen ustedes su conclusiones.

PREMIO ESPECIAL DEL JURADO: EL CABALLO DE DOS PATAS de Samira Makhmalbaf

Aquí empezamos con las objeciones serias. Miren ustedes, yo entiendo que este galardón se ha de conceder a películas que tienen algún mérito especial, algo unido a la innovación, a lo sorprendente o incluso a exploraciones del lenguaje cinematográfico; una obra que sin llegar al grado de consenso de la Concha de Oro sea algo más que la segunda peli que más haya gustado. Demme trató de justificar la decisión del Jurado en base a que multitud de películas de la Sección Oficial habían reflejado la problemática de la infancia en ambientes enrarecidos o deteriorados por familias destrozadas o inexistentes y querían homenajear esa temática repetida en la película iraní, que era la que lo reflejaba de una manera más extrema. Me parece un razonamiento cojonudo, pero no trago: es injustificable que películas como Still Walking, Camino o incluso la danesa No Me Temas se hayan quedado fuera del palmarés y que esta obra tan menor, por muy del apellido Malkmalbaf que provenga, se lleve este a todas luces deproporcionado reconocimiento. Me temo que en este premio los estimados miembros del Jurado la han cagado pero a base de bien. Es uno de esos errores que marca para mal un palmarés
CONCHA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA: LA CAJA DE PANDORA de Yesim Ustaoglu
Miren, no es que no me guste La Caja de Pandora. Me parece una película que está entre las mejores y más redondas propuestas del Festival. Hasta puedo entender que, si ha habido disensiones en el variopinto Jurado sea uno de esos casos clarísimos de película que gana la Concha de Oro no por ser la mejor sino por la necesidad de alcanzar un consenso. Nadie podrá decir que la película turca sea una mala película porque simplemente no es cierto. Muy al contrario, es una obra estimable que contiene no pocos elementos de interés. Pero es que en este palmarés, una vez más, se le ha escamoteado el reconocimiento que merece – ya pasó en la Seminci de hace unos años con Nadie Sabe y, en menor medida, aquí mismo con Hana – al autor que en la opinión más generalizada había traido la mejor película del certamen, que insisto una vez más que no es otra que Still Walking. Solo por eso ya estamos en el terreno del dislate. Pero es que puestos a innovar – y el premio al guión de Louise Michel demuestra que el Jurado tenía ganas de marcha - ¿no hubiera sido mucho mejor echarle un par y premiar la excesiva, controvertida y a ratos brillante Camino? Vale, a lo mejor hubier costado lo suyo explicarle a algunos miembros del jurado como el japonés Harada eso del Opus Dei pero el esfuerzo hubiera merecido la pena...
¿Quieren una teoría personal cargada de mala leche para explicar este palmarés? La expresé ayer – tengo testigos – cuando salí de ver La Boda de Rachel, la última película de Jonathan Demme, presidente del Jurado. Es una película que, en muchos aspectos, trata las mismas cosas que la película de Kore-Eda: secretos familiares enterrados, heridas emocionales que nunca acaban de cerrar, reproches pendientes de hacer, ese via crucis de parientes y sus obligaciones como campo de batalla... Con todo eso podían pasar dos cosas: o bien Demme reconocía el trabajo de alguien que trataba de una manera mucho más brillante los mismos temas que él... o bien la ignoraba a propósito precisamente para no tener que reconocer este último aspecto. A lo mejor es que, vaya, será que simplemente a los miembros del Jurado no les ha gustado Still Walking y punto pelota. Una lastima porque este muy discutible Palmarés emborrona en parte los méritos de una edición más que notable que he disfrutado mucho, mucho, mucho. Espero que los que me hayan leido también lo hayais pasado bien. En próximos días, algunas pelis que se quedaron en el tintero y, como no, un buen puñado de anécdotas que espero que crezcan en la fiesta de clausura de esta noche en el Palacio de Miraver, digo de Miramar ;-)PD: Me alegro que al menos el Jurado no haya cometido el desatino de premiar Tiro en la Cabeza de Jaime Rosales, que por otro lado se ha ido tan contento con su premio Fipresci de la Crítica Internacional bajo el brazo. Sin duda era el que perseguía, asi pues todos contentos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

He esperado a que terminara el festival para entrar. Pero he seguido tus crónicas. Certero, inspirado, personal, divertido... Un fenómeno, querido sobrino. Abrazos.

Cletus dijo...

Hola David, enhorabuena por tu seguimiento, muy completo y a la espera de las anécdotas. Mal pinta 'Tiro en la cabeza' si ya me pareció soporífera 'La soledad', ¿no? Otra cosa, si has visto 'Aliento' de Kim Ki Duk, ¿te parece un avance la que presentó el coreano en San Sebastián u otro filme de transición?

Gracias

David Garrido Bazán dijo...

Gracias, amigos. Me alegro que os haya gustado el seguimiento, aunque la falta de tiempo me ha impedido señalar todo lo visto y jugar más con el variado anecdotario, cosa que espero subsanar esta semana si sobrevivo a la montaña de papeles asesinos que me esperaban agazapados en mi mesa de trabajo a la vuelta de Donosti, que hay que joderse con la resaca festivalera ;-)

Cletus, creo que puse en el comentario de Dream que no había visto todavía Aliento, asi que no puedo responder con propiedad a tu pregunta. Lo más que puedo decir es que lo último de Kim Ki Duk fue para mi una d elas grandes decepciones del festival: siempre espero lo mejor del autor de Hierro-3 y en los últimos tiempos creo que va muy, pero que muy a peor.

Por cierto, aunque me dé mucha rabia reconocerlo, no te cargues del todo Tiro en la Cabeza: los interminables setenta primeros minutos son literalmente inaguantables pero cuando empieza de verdad la película, con el encuentro en el restaurante entre los etarras y los civiles de paisano, Rosales demuestra que sabe rodar muy pero que muy bien. Otra cosa es que se le perdone semejante atentado a la paciencia del espectador más curtido, pero yo no me arrepentí de haber visto la peli porque a pesar de lo mal que lo pasé, le tengo que reconocer a Rosales que consigue en su peli una escena magnífica, inquietante y veinte minutos de puro cine contado en imágenes muy interesantes. Pero vamos, yo no le recomendaría a nadie que pagara un euro por ella, sino que la vería en DVD pasando a cámara rápida esos primeros 70 minutos, yendo directamente a lo valioso de la propuesta...

Cletus dijo...

Sin haber visto 'Dream' coincido en tu apreciación sobre la involución de Kim Ki Duk. Es una pena. Muy bueno lo de pasar los 70 primeros minutos de 'Tiro en la cabeza' a cámara rápida, me lo plantearé y que no nos escuche Rosales, al que creo que el éxito se le ha subido un poco a la cabeza. :)

Gracias y te reitero la felicitación, hay pasión cinéfila sincera en este blog.